Carácter Vs Personalidad (Stephen R. Covey)

Siguiendo con el tema del liderazgo, creo conveniente hablaros de un autor con gran reconocimiento a nivel mundial y con dilatada experiencia en el

Stephen R Covey

Stephen R Covey

mundo del management y del liderazgo, no es otro que Stephen R. Covey, autor de exitosos libros, alguno de ellos muy conocido como “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas”. En concreto en este post me gustaría hablar de uno de los puntos fundamentales de su obra, el estudio de la ética del carácter y de la ética de la personalidad. Me resulta interesante este tema ya que puede servir de gran ayuda a muchos profesionales que desean reforzar su liderazgo en su empresa, a los que recomendaría leer detenidamente alguna de las obras de este autor.

La ética del carácter se basa en la idea fundamental de que hay principios que gobiernan la efectividad humana, leyes naturales de la dimensión humana que son tan reales, tan constantes y que indiscutiblemente están tan «allí» como las leyes de la gravitación universal en la dimensión física. Existen entonces principios básicos para vivir con efectividad. Las personas solo pueden experimentar un verdadero éxito y felicidad duradera cuando aprendan estos principios y los integran en su carácter. Estos principios son, entre otros, integridad, fidelidad, valor, compasión, contribución, responsabilidad o justicia. Son la base que da lugar a la obra de este autor y que, según él, permiten alcanzar una efectividad duradera.
Este enfoque de la efectividad personal e interpersonal que se centra en principios y se basa en el carácter; es «de adentro hacia afuera». «De adentro hacia afuera» significa empezar por la persona; más fundamentalmente, empezar por la parte más interior de la persona: los paradigmas, el carácter y los motivos.

Los 7 hábitos de la gente efectiva

Los 7 hábitos de la gente efectiva

De adentro hacia afuera es un proceso, un continuo proceso de renovación basado en las leyes naturales que gobiernan el crecimiento y el progreso humanos. Es una espiral ascendente de crecimiento que conduce a formas progresivamente superiores de independencia responsable e interdependencia efectiva.
A continuación aparece la ética de la personalidad. Esta ética se fija más en las técnicas que en los principios, se enfoca más en como parecer que en cómo ser.
El problema surge cuando la gente trabaja sólo con la ética de la personalidad, trabajan sólo en la punta del iceberg, preocupándose exclusivamente en aprender técnicas que otros puedan ver.
Las técnicas son muy importantes, pero cuando se utilizan para cubrir la falta de carácter se vuelven manipuladoras y minan la confianza. Hay que tener siempre presente que lo que somos puede transmitirse con una elocuencia mucho mayor que cualquier cosa que digamos o hagamos y que las técnicas, los programas y los métodos cambian, mientras que los principios no cambian.
La ética de la personalidad (desarrollo de la personalidad, habilidades para la comunicación, estrategias de influencia \ pensamiento positivo) son beneficiosos y algunas veces de hecho esenciales para el éxito, pero se trata de rasgos secundarios, no primarios. Tal vez, al utilizar nuestra capacidad humana para construir sobre los cimientos que nos han legado las generaciones que nos precedieron, inadvertidamente nos centremos tanto en nuestra propia construcción que olvidemos los fundamentos que la sustentan, o bien, al cosechar un campo donde hace tanto tiempo que no sembramos, tal vez perdamos de vista la necesidad de sembrar.
El falso encanto de la ética de la personalidad, su atractivo general, consiste en pretender alcanzar la calidad de vida de una forma rápida y sencilla (efectividad personal y relaciones ricas y profundas con otras personas) sin pasar por el proceso natural de trabajo y desarrollo que la hace posible.
Debemos dar nuestro esfuerzo en el desarrollo del carácter antes de centrarnos en técnicas o en cómo ser más efectivo con los demás.
Al menos que no trabajemos en nuestro carácter, no desarrollaremos confiabilidad, que da lugar a la confianza. Confianza y confiabilidad son la base del liderazgo personal e interpersonal, son el fundamento de la efectividad verdadera. Se pueden tener muchas habilidades, pero si no se tiene el carácter de confiabilidad y de responsabilidad, otros pronto desconfiaran de nosotros.

José Manuel Pérez Arnaldo

Profesor de la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias

About these ads

3 comentarios en “Carácter Vs Personalidad (Stephen R. Covey)

  1. Cuando nos centramos en la ética de la personalidad, no siempre es por razones propias, hay que tener en cuenta, que muchas personas, llevaron una vida, la cual en apariencia siempre fue buena, que llevaron una forma de de relacionarse con la sociedad, donde siempre se sintieron bien, siempre vieron como ejemplo, a sus padres, pudieron percibir, que no hacia falta la ética del carácter, para llevar o sentir que gozaba de una vida plena.
    Es por eso que en muchas oportunidades, los seres humanos vemos con mayor facilidad, tener una ética persona y tener éxito, que trabajar, basado en la ética de carácter y ser siempre quien sirve a quienes la desconocen. Mi respetable opinión.

  2. genial post!!!!…en ello estamos. Estoy muy de acuerdo con lo expuesto.Vamos a trabajar por descubrir todo el iceberg…
    salu2

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s