Tapeo con Sadomasoquismo

Alguien se puede sentir así…

Cuando se está “cabreado”, (de cabra, animal que se sube al monte), puedes tener una visión distorsionada de las situaciones, pero es normal que uno se remonte cuando le afecta personalmente uno de los múltiples problemas que existen en este país. Veamos, qué te recuerda esta escena.

Entras en una sidrería, (establecimiento típico y a la vez muy cercano), cuando, (ármate de paciencia), comienza la historia de siempre.
Te sientas en una mesa, que en muchas ocasiones todavía contiene restos de la consumición anterior y cual explorador en la sabana empiezas a otear el horizonte, por si descubres a un camarero. Por fin ves uno y lo llamas haciendo gestos de auxilio para que te atienda. Si no te contesta a la primera, piensas que quizá crea que lo sucio de la mesa significa que ya estamos atendidos. Sigues estirando el cuello y agitando los brazos hasta que por fin te mira de nuevo. ¡Milagro!, ya se aproxima. A partir de este momento pueden ocurrir varias escenas: que atraviese el local con unos gestos y ademanes enfurruñados que te preparan para lo peor, o que, cuando llegue, te suelte un ¿quééé?, que nos hace retroceder a todos medio metro. También puede ocurrir que su ¿queéé? o un ¡ya voyyy! te traslade a lo terrible de las distancias en la inmensidad del Himalaya. Cuando por fin llegue a retirar de la mesa los restos de la consumición anterior, se aconseja ponerse de pie en rápida retirada con un regateo a la mesa y al propio camarero, para evitar que te caiga encima o por la cara la propina o las sobras del anterior cliente. Lo cual es previsible por la “suavidad“ con la que aborda esa maniobra. Pasado el primer lance, la carta puede comentarla de viva voz, por lo que en la mayoría de los casos tienes que pedirle que la repita, pues con el barullo no te enteras si el chipirón es “afogao” o “acaramelao”. A partir de ese mal entendido el susodicho camarero, que no sirviente, empieza a ponerse calentito.
Para tomar el primer “culín” tienes que esperar a que el susodicho señor pase por tu cercanía o a que vuelvas a llamarle con desespero. Lo cierto es que él ya vendrá cuando lo considere oportuno. En este caso ya podemos imaginar lo que uno se debe contener para evitar tensiones: Esperar a lo que por lo visto se está estableciendo en algunos locales, “la original costumbre de que todos los allí reunidos beban a la vez”, es decir, hacer rondas de “culines” para todo el establecimiento. Así los clientes tienen que esperar a su líquida consumición cuando ellos quieran. ¿Y que me dicen de los cubiertos y las servilletas, convertidos en “objetos de culto y coleccionismo” por su rareza y escasez?

Pero, alucinemos todos, que al final llega lo mejor: cuando te encuentras con “la dolorosa”. Tras un primer visionado te quedas atónito y miras y remiras varias veces el entorno, porque ya no sabes si estás delirando por el valor de lo consumido en una sidrería con aspecto de chigre -¡benditos chigres!- o te encuentras en un restaurante de cuatro tenedores. Total que sales del establecimiento mal servido, malcomido y con “focicu” ¿Crearán “viciu” estas malas costumbres?

Y yo me pregunto, ¿acaso para mantener el servicio con correcta educación y buen talante para con la clientela necesitan tres másteres o posgrados cómo mínimo para que nuestros empresarios y profesionales del sector sepan cruzar esa línea roja entre la vulgaridad y la excelencia?

Mª Isabel Álvarez
Profesora Titular de la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias, Oviedo.

Anuncios

Un comentario en “Tapeo con Sadomasoquismo

  1. María Isabel, has dado en el clavo, creo que todos hemos pasado por esa experiencia. Y lo mas gracioso es, que no solo una vez, mas bien varias ;-). Para que un Turista salga satisfecho , entran una serie de circustancias unidas al fin y al cabo entre sí. Si el Modelo del Turista aventurero no sale satisfecho, quiere decir que en algun momento algo ha fallado, el Hotel, las Visitas Programadas, el ” Guia ” ( de seguro que no es el caso) .Pero lo importante es que el cliente se sienta cómodo en un ambiente natural. Cuando el turista para a tomar algo, y conocer el lugar , y si te llevas mala impresiòn, yo creo que eso dice mucho para la persona.
    Salud2. !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s