Protocolo vs Supervivencia Social

¿Tiene sentido seguir hablando de protocolo en el siglo XXI? ¿Sigue siendo eficaz una técnica que clasifica a las personas, determina cómo debemos comportarnos en público, rige las normas en el vestir y establece el orden en que se deben tomar los cubiertos?

Sin apenas darnos cuenta, hemos sucumbido al poder de las redes sociales y a los efectos de la globalización. A pesar de ello, las dudas nos siguen asaltando en múltiples ocasiones de la vida profesional y social: el comportamiento con motivo de la entrevista de trabajo, la forma de saludo al director o directora de la empresa cuando empezamos a trabajar, saber si nos corresponde el platillo de pan que está a la izquierda o a la derecha del plato y, cómo no ¿qué diferencia hay entre los vestidos de cóctel y los de ceremonia? O bien ¿si prescindo de la corbata, hago el ridículo en este evento?

El protocolo tiene respuestas a todas estas preguntas y se convierte, sobre todo, en un instrumento de validación de nuestra marca personal… además de un recurso de supervivencia social, muy valioso para aportarnos seguridad y aplomo en algunos momentos e incluso, necesario para aprender a comunicarnos mejor y “vender” convenientemente nuestra imagen.

Ana Lobeto
Profesora de la Escuela de Verano de la EUTA – Posgradus

Cursos y talleres de la I Escuela de Verano, Posgradus

Cursos y talleres de la I Escuela de Verano, Posgradus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s